Se siguen revelando más detalles del entorno de Diego Armando Maradona

Se siguen revelando más detalles del entorno de Diego Armando Maradona previo a su muerte, la cual está siendo investigada por una posible negligencia; ahora fue Griselda Morel, la psicopedagoga del hijo menor del Pelusa quien dio su declaración ante la justicia argentina.

De acuerdo a Griselda en su declaración, acompañaba a Dieguito Fernando cuando iba a visitar a su padre, donde Milagro Rodríguez Monona, cocinera del 10, le contaba que uno de los custodios le mezclaba sus pastillas con alcohol.

"Monona nos empezó a contar que por ejemplo uno de los custodios, no dijo cuál, le pisaba las pastillas y se las ponía en la cerveza para que no joda de noche. Como Diego no dormía, hacía eso con las pastillas a demanda de Diego. Todo era demanda de Diego. Si Diego se levantaba a las 9 de la mañana y pedía cerveza se la daban", fue parte de lo que dijo Morel, información a la que tuvo acceso Noticias Argentinas.

La psicopedagoga comentó que Maradona no quería ver a nadie, "apenas lo pude ver y no se le veía la cara de tan hinchado que estaba", en una ocasión platicando con uno de los masajistas del astro argentino le mencionó "sí, viste, porque no camina y puede hacer un edema cardiopulmonar y cagarse muriendo".

Respecto a la salud del Pelusa, reveló que en el mes de septiembre u octubre "era complicada por el tema del alcohol", ya que una vez un custodio estaba haciendo un asado y "Charly tomando vino con Diego en la mesa de almuerzo. Verónica (madre de Dieguito) esperó a que Diego se vaya al baño y justo llegó un anestesista que le dio un suero mágico. Verónica habló con Charly y le dijo ¿por qué le daba vino? Que no tenía que dárselo. Éste le dijo que sólo era una copa y ella le dijo que no era su amigo, sino empleado. La casa de Diego siempre era una mugre, un asco, todo desordenado, la heladera revuelta”.

Era normal que Maradona se cayera

Sobre los golpes, Griselda Morel explicó que Charly, trabajador de Maradona, le comentó que era normal que el ex campeón del mundo en México 1986 siempre se cayera.

"Una vez Diego tenía como una quemadura en el omóplato hasta el intercostal. Charly decía que era normal que Diego se cayera, que estaba acostumbrado. Verónica le mando a poner unas barandas de apoyo porque no se sostenía en el baño".
Artículo Anterior Artículo Siguiente