lunes, 28 de diciembre de 2020

Mitsubishi que marca el primer paso

Mitsubishi ha anunciado que “congela” el lanzamiento de nuevos productos en Europa. Esto significa que, de momento, seguirá comercializando los coches que tiene actualmente en su catálogo, pero no prevé introducir nuevos modelos ni renovaciones de coches vigentes. A pesar de la decisión, la compañía ha asegurado que mantendrá sus servicios de postventa para dar respuesta a las necesidades y requerimientos de sus clientes. Así, mientras cumplan con la normativa medioambiental comunitaria, la firma seguirá vendiendo sus modelos ASX, Eclipse Cross, Outlander (incluida la versión híbrida enchufable), Space Star y L200. Sin embargo, según el comunicado que ha compartido la compañía, las nuevas generaciones de estos automóviles no aterrizarán en los concesionarios Europa.

Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi

Este anuncio puede ser el primer gesto del adiós definitivo de la marca en el Viejo Continente. No sería la primera vez que un fabricante se retira del mercado europeo. El caso más reciente lo encontramos en Infiniti, la firma de lujo de Nissan, que en 2020 ha dejado de vender sus automóviles en nuestro mercado.

La medida está incluida en un plan de negocio que ha elaborado la compañía con el objetivo de rebajar al menos un 20% sus costes fijos para este año fiscal. Dentro de esta estrategia de recortes también se ha establecido el cierre de la planta japonesa donde produce el todoterreno Mitsubishi Pajero (denominado Montero en determinados países). De esta manera, Pajero Manufacturing dejará de operar a partir de la primera mitad de 2021 y el modelo se produrá en otras instalaciones. El objetivo es que en 2022 la compañía regrese a una situación de beneficios sostenibles.

De momento, la marca seguirá vendiendo en Europa los modelos actuales, pero no prevé renovarlos EFE

Todo esto se produce justo dos meses después de que la gran alianza automovilística Renault-Nissan-Mitsubishi anunciara su nueva estructura operativa, que supondrá un ahorro en inversión de hasta el 40% gracias al aprovechamiento de más sinergias que ayudarán a mejorar la competitividad y la rentabilidad de las tres marcas.

El plan establece que cada firma liderará ámbitos tecnológicos concretos, cuyos avances serán aprovechados por las otras. Asimismo, no solo se han repartido el liderazgo por segmentos de productos, sino que también se han asignado mercados a nivel mundial (Nissan será la referencia en China, Norteamérica y Japón; Renault en Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte; y Mitsubishi en Oceanía y el Sudeste asiático).

Pick up L200 de quinta generación Mitsubishi

Con el objetivo de mejorar la rentabilidad, Mitsubishi reestructurará su producción en Japón y cerrará algunos concesionarios en Asia. Asimismo, abandonará los mercados menos productivos y se centrará en aquellos que le reporten beneficios. De este modo, eliminará “lastre” para avanzar a paso más ligero hacia su objetivo.

La compañía ha anunciado hoy que realizará una inversión de unos 8 mil millones de yenes (unos 65 millones de euros) para la producción de nuevos coches eléctricos "Kei Car" en la planta Mizushima, localizada en la ciudad japonesa de Kurashiki, a partir de agosto de 2020.